Internet de las cosas: tendencia que puede cambiar el mercado

Posted on 17 de julio de 2014

0


Internet de las cosas: tendencia que puede cambiar el mercado 

 

Fuente: Ecobusiness / Costa Rica.

Internet de las cosas: tendencia que puede cambiar el mercado

Internet de las cosas: tendencia que puede cambiar el mercado

El Internet de la cosas (IoT, por sus siglas en inglés) constituye una de las tendencias de moda en el mundo de los negocios en tecnología, aunque puede parecer un concepto abstracto para la mayoría de los públicos amplios.

Se trata de que la Red llegue a todas las “cosas”, básicamente que todos los objetos del mundo con los que se interactúa en la cotidianidad estén conectados a Internet.

Así lo define el especialista de Cisco en la materia, Dave Evans. Actualmente existen “smartphones”, “tablets”, “laptops”, e incluso televisores y pantallas que se conectan a la Web.

A esto habría que añadir las consolas de videojuegos, y hasta los carros. Sin embargo, eso no es nada en realidad, si se piensa en la gran cantidad de “cosas” que hay en el mundo. No solo los dispositivos electrónicos pueden conectarse a Internet, y ahí se halla esencia del IoT.

Ya existen refrigeradoras, hornos y lavadoras que pueden ser controladas desde un “smartphone” gracias a la conexión a la Red con la que cuentan, como una predicción de las casas del futuro de las caricaturas del siglo pasado.

Pero eso comprende solamente la primera etapa de lo que Evans cree que está por llegar. Tanto a nivel doméstico como a nivel profesional, el IoT podría cambiar el mundo tal y como es hoy, con profundas implicaciones.

“Un agricultor debe conocer en todo momento las condiciones del campo en el que está cultivando. Su trabajo consistiría en comprobar regularmente la temperatura y humedad del campo y registrar estos datos en una computadora. Pero supongamos que todos esos datos fueran monitorizados de manera automática y registrados en un servicio online, de manera que el agricultor tuviera en todo el momento el conocimiento de cómo está el campo de cultivo e incluso pudiera conocer cómo está en tiempo real. Y todavía hay más, con sensores lo suficientemente baratos, podría llegar a monitorizar absolutamente todas las plantas que está cultivando, conociendo cómo crecen y si están teniendo problemas algunas de ellas”, explica el experto, como ejemplo de un ámbito que cada día requiere más convergencia con las nuevas tecnologías.

Estado Actual Y Proyecciones

Como evidencian estos ejemplos, el IoT tiene importantes implicaciones comerciales, tanto en mejorar la experiencia del consumidor y revolucionar la cotidianidad, como en reducir costos en las distintas industrias y aumentar la productividad. Pero, ¿son estas especulaciones sobre el futuro?, ¿cuál es el estado actual de dichas tecnologías, en el mundo y en Costa Rica?

De acuerdo con datos de la consultora de mercado IDC, se estima que a nivel global este mercado −tanto con respecto a los recursos tecnológicos como de los servicios prestados por esos medios− ya producía $4.800 millones en 2012, y que para 2017 llegará a los $7.300 millones, con un crecimiento interanual del 8,8%.

Además, un estudio realizado por BI Intelligence señala que, en la actualidad, existen 1.900 millones de dispositivos conectados a la Red −también llamados dispositivos inteligentes− y que la cifra escalará a 9 mil millones en cuatro años.

Asimismo, según Intel, la cifra de dispositivos inteligentes será de 20 mil millones en 2020 y cada persona contará con un promedio de 26 objetos de estas características, desde la bicicleta hasta la camiseta se vincularán a la Internet. Este conjunto de elementos tecnológicos generará información −sobre todo mediante sensores−, de tal modo que el volumen de datos crecerá hasta los 44 mil millones de gigabytes, diez veces más que en la actualidad, en los siguientes seis años, según IDC.

Oportunidades Para Costa Rica

En Costa Rica, diferentes compañías ya aprovechan las posibilidades de esta tendencia, en diferentes niveles incipientes. La Lechería Santos, por ejemplo, en Tilarán de Guanacaste, ha implementado un sistema con el cual monitorean a 100 vacas las 24 horas del día, mediante dispositivos con conexión a la Web y sensores, que les permiten conocer su comportamiento y así mejorar la productividad.

Asimismo, empresas de geolocalización, como Geotecnologías y SatGeo ya emplean estas tecnologías, en donde la información obtenida por dispositivos de ubicación satelital se complementan con las conexiones de vehículos a Internet para proporcionar beneficio en cadenas de abastecimiento.

“Con este tipo de servicios se puede trabajar sobre la distribución de los carros, trazado rutas y el llenado óptimo de los vehículos. Una empresa muy grande, por ejemplo PriceSmart o Walmart, puede necesitar un carro especial, que sea refrigerado. Todo ese tipo de atributos específicos se manejan desde una flotilla particular. Si se sabe que cierta cantidad de carne viene de un lugar, se puede enviar los vehículos necesarios, con las condiciones específicas para recoger el contenido. Igual con pedidos especiales como muebles o espejos, en donde el transporte requiere de un tratamiento especial”, explicó Jorge Araya, gerente general de Geotecnologías.

Sin embargo, las posibilidades pueden ir más allá, tanto a nivel de industria como de consumo cotidiano. En el primer ámbito, Roberto Sasso, consultor en tecnologías, considera que el país cuenta con potencial para aprovechar estas ventajas en el ámbito de sus exportaciones.

Desde su perspectiva, el Internet de las cosas resulta especial para Costa Rica como productor y exportador de software, de robótica y de dispositivos electrónicos. Sin embargo, Sasso señala que, para lograr aprovechar esta oportunidad, se necesita terminar el despliegue de la mejor infraestructura digital.

El Reto De La Seguridad

Por otro lado, en el ámbito del consumo doméstico, ya existen bombillas que se pueden conectar a un “smartphone” e incluso termostatos, pero cuando eso comience a expandirse más todavía, empezarán también a aparecer los “hackers” que, al vulnerar una conexión a Internet, podrán obtener acceso a una amplia gama de dispositivos.

Así lo señala Evans, quien asegura que el reto consiste en mejorar las opciones de seguridad, ya que alguien podría tomar el control de un hogar, y hoy no hay preparación para esto.

Los sistemas de seguridad informática tendrán que avanzar de la misma manera que todos estos nuevos sistemas inteligentes que llegan a los objetos del entorno. El precio de estos sistemas, que irá descendiendo de manera progresiva, así como la seguridad de estos sistemas, constituyen los dos obstáculos que todavía impiden a las casas inteligentes convertirse en una realidad ahora mismo, de manera masiva. No obstante, es cuestión de tiempo que estos obstáculos se solucionen.